"Sos un pelotudo"

- ¿En donde estás? -me preguntó un amigo.-
- Al oeste del sol -dije sin desgano.-
- Sos un pelotudo.

Y así se dío por concluida la conversación vía WhatsApp que mantuve hace minutos con un amigo, quien ya de por sí ha perdido la paciencia para con el redactor de esta nota.

Puedo ser un pelotudo y en reiteradas ocasiones. Demasiadas veces para un pelotudo promedio.

La tarde/noche del domingo pasado, le enseñe al hijo de la novia de un amigo, quién solo tiene 2 años y medio, la palabra "desopilante". No sin antes, unos 8 meses atrás, enseñarle a decir "cucucu", que por cierto lo dice cada tanto. Y así es como me llama.



Mis amigos no se quedan atrás, a ellos también se les pego el "cucucu". Sospecho lo dicen más que yo. Son más pelotudos que yo. Pero es por eso que somos leales unos a otros. Si a alguien le va mal, siempre estamos ahí, en caso contrario, también lo estamos. Es lo lindo de la amistad.



En fin, voy al ver que otra palabra puedo enseñarle al nene. Esta vez palabras inteligentes como "Tugural" o "Melatonina". Espero seguir con el éxito.

- Man, ¿que estás haciendo? -me volvió a preguntar mi amigo-.
- Estoy limando el material con que se forjan los sueños.
- Sos un reverendo pelotudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario