Leyendo "El Código Da Vinci"

Bueno, me he pasado toda la mañana trabajando y horario corrido, por lo que regresé a casa a las 16 hs. Lo primero que hice fue ir al baño, y como la mayoría de los amantes de la literatura, ir al baño con un libro se asemeja a un ritual por obligación.

Sé que suena asqueroso y me disculpo, pero no me disculparé por no ser como la mayorías de las personas de hoy en día, que van al baño a hacer sus necesidades siempre con el celular en mano, para seguir la conversación virtual con sus amigos, o twittear pensamientos vacíos que vagan hacia la nada o para tener "algo" con que perder el tiempo.

Bueno, no me voy a disculpar por perder mi tiempo leyendo un libro mientras hago mis necesidades. ¡No señor!


(...un deje gutural de tormenta lejana.")

Si, leo con mis anteojos de Harry Potter. ¡No me juzgen!

Cito a la inmunóloga Nathalie Chacón:

"Desde el punto de vista higiénico, llevar el celular al baño es peor que llevar algo para leer, porque un libro o una revista se deja en alguna parte, en cambio el teléfono se porta siempre encima"

Ahora si me disculpan, voy a seguir leyendo un poquito más de este lindo libro. 

Pd: Ojalá a quienes llevan sus celulares al baño, se les caiga en el váter luego de sus necesidades y antes de tirar la cadena.

Los leo.

:)


No hay comentarios:

Publicar un comentario